Nuevas leyendas aragonesas


¡¡Descubre totalmente GRATIS los nuevos libros del año, y los bestsellers del 2016!!
Introduce tu email


url

Soy un lector particular, de esos que normalmente gozan más de las antologías que de las novelas. Por fortuna, a pesar de que se tiene por perpetua la crisis del relato , prosigue habiendo editoriales que apuestan por este género. Además, en este caso se trata de autores españoles, y apurando más aún y delimitando aún más el círculo entre el que escoger, en este caso todos ellos son autores aragoneses. A priori semeja una puesta peligrosa, tanto por el género, como por elegir a escritores autóctonos (¡Y encima de una sola comunidad!) pero el desenlace final ha sido más que satisfactorio. Nuevas Leyendas Aragonesas es una de esas antologías que te dejan con un buen sabor de boca, con ganas de seguir explorando en las historias que aborda.

La elección del término leyenda en el título me parece un acierto. Una historia de leyenda es una historia, en general oral, propia del acerbo popular, una advertencia disfrazada de relato; algo que debe permanecer a fin de que generaciones futuras no comentan los errores de sus mayores o sean cautelosos frente a un peligro determinado.

Vayamos puesto que con cada entre los relatos:

La historia legendaria de Escriche, de Óscar Bibrián: Relato ambientado en la guerra civil, que avanza de una forma pausada -que no lenta- y eficaz. Tras sumergirnos en la contienda y también introducirnos a los protagonistas, un grupo de soldados republicanos recién estacionados en el pueblo de Escriche, nos presenta un factor sobrenatural, de raíces populares, con claras reminiscencias medievales. El objeto maldito y la bestia liberada se contraponen con el propia situación que acaban de vivir los combatientes. Un buen entrante.

Hijos del Hielo, de David Jasso: También ambientado en una zona rural, un ambiente ideal con sus múltiples leyendas y riñas para situar un relato de terror. La historia comienza con una narración de estilo costumbrista y avanza haciéndose agobiante hasta lograr un clímax de extrema crueldad. No deja de sorprenderme como el autor logra convertir un factor mundano, como un neverón, en un sitio siniestro. Al mismo tiempo deseo resaltar el empleo que hace de una doble línea temporal. Sin duda la primera, la ambientada a principios del siglo XX, tiene mucha más fuerza, mas la segunda, ubicada hoy día, consigue entregar un contrapunto que redondea el conjunto.

El rayo colorado, de Roberto Malo: No puede decir que este relato no me haya gustado, en verdad el creador tiene su voz propia y es innegable la originalidad tanto del planteamiento como del desarrollo de la historia. Se sostiene un tono irreal salpicado de un constante humor, que hace que el conjunto no se desmorone por inverosímil. En determinados aspectos me recuerda a Philip K. Dick, entre los maestros de la ciencia-ficción. Sin embargo, a pesar del innegable buen hacer del autor y a que cumple con la premisa de estar ambientada en Aragón – y más concrétamente en Teruel- no encaja con el resto de los relatos, considerablemente más oscuros y malévolos El contrapunto entre la amabilidad de El rayo colorado y el resto de historias del libro no cuaja, una pena puesto que como digo se trata de un buen relato que se deslustra en esta antología.

Señor del Moncayo, de Fermín Moreno: Dada la elevada calidad media de las historias que componen Nuevas leyendas aragonesas es bien difícil decantarse por una sobre las otras, mas indudablemente esta es una de mis preferidas. El autor compone un colage en el que van encajando las distintas piezas para conformar un conjunto homogéneo. Por su estructura y el desarrollo de los personajes y de la trama, bien podría ser considerada como novela corta, si bien por su extensión quizá no alcance las diecisiete palabras que se tienen en muchos casos como límite inferior para este formato. La narración se sitúa en diversos puntos de Aragón -con especial relevancia del Moncayo que se cita en el título- en una historia distópica en la que se mezcla un futuro obscuro, que en todo instante resulta verosímil, con tradiciones fantásticas de la zona.

Los signos de Caín, de José María Tamparillas: Otra gran historia. El creador nos presenta a una serie de personajes que viven en un pueblecito del Pirineo. Jose M. Tamparillas recrea perfectamente a los personajes, tanto en sus miserias -muchas- como en el resto de rasgos que los definen. Asimismo logra hacernos sentir la atmósfera del pueblo, que resulta de lo más creíble. Todo este realismo se contrapone con un súbito e incomprensible hecho sobrenatural que marca el devenir de la localidad y sus habitantes, ahondando en los secretos oscuros de los vecinos.

Tierra de brujas y endiablados, de J. Á. Laguna Edroso: Un excelente cierre para la antología. Se trata de una historia intimista, en la que se nos cuenta el retorno al pueblo de sus padres de un joven viudo y sus hijos. El relato avanza a medida que se hunde en las raíces legendarias del Aragón rural. Muy potente en sus descripciones, en la narración que arropa a la historia y sobre todo en el sentimiento de pérdida y culpabilidad que acompaña al protagonista.

En conjunto, Nuevas leyendas aragonesas es entre las antologías más sólidas de múltiples autores de las que he leído recientemente (y no son pocas). Quizá se haya confiado mucho en la disculpa de la situación geográfica como elemento unificador de la antología, cuando realmente es el tono oscuro y eminentemente rural el que le da cohesión a la misma; de ahí que el contrapunto ofrecido por El rayo colorado chirríe. En cualquier caso es un recopilatorio espléndido, que bien puede proporcionar como entrante para conocer a unos muy interesantes autores aragoneses.

 

Descargar



admin

Introduce tu email

Ifntroduce tu email:

Delivered by FeedBurner

Categorías
Unete a Nuestra Google+ Page de Libros !!
Facebook