Todo está perdonado


¡¡Descubre totalmente GRATIS los nuevos libros del año, y los bestsellers del 2016!!
Introduce tu email


todoestaperdonado

“Decía Balzac que detrás de cada gran fortuna hay un gran crimen. Eso será en Francia. Aquí sólo hay traiciones, cobardías casi disculpables, negocios bajo cuerda y, por debajo de cada moneda, detrás de cada billete, la sombra de una guerra civil que nadie quiere recordar.” Pag. 46-47.

¿Interesante verdad?
Lo es y mucho.
Esta novela ofrece grandes posibilidades, tanto para la discusión, como para la charla o para el enfrentamiento. Es una novela y son múltiples historias. Es una narración truculenta y no lo es, es una novela policíaca y sólo es un amago, posee una geografía incomprensible y es tan cercana como cualquier calle de Madrid.
Será ahí donde se establezca un debate más confuso, si se desconoce el callejero de esta ciudad es difícil comprender ese espacio en el que la novela navega.
Echo de menos que mi barrio, el más marinero de Madrid, no aparezca entre las páginas de esta novela, tenemos mítica náutica para dar y tomar, libros, cuadros y hasta festividad a modo de “naumaquia” y sin embargo no aparecemos, algo que levantará una airada protesta social.
Por cierto y esta va a ser la única nota negativa de esta reseña, apúntenla que ahí va: si vamos a tratar temas marineros tendremos que dotarnos de un mayor número de expresiones referidas a ese mundo, lo cual, salvo alguna excepción como la dignísima y ya olvidada palabra “naumaquia”, usada anteriormente en homenaje a este libro, puede provocar que la narración naufrague.
La novela es una pequeña maravilla. Con una imaginación desbordante y plagada de mítica. Es un ajuste de cuentas con el pasado y es una vacilada en toda regla. No existe un capítulo que tomar en serio y al mismo tiempo todos cargan verdades absolutas y que involucran a lo ocurrido en nuestro país en los últimos cien años.
Se dora esta novela con una prosa de calidad muy por encima de la media y una concepción, juguetona y divertida de lo que debe ser la literatura.
Por poner un ejemplo:
“Por mí, puede consolarse con su credulidad supersticiosa y con su autoidolatría. Siga rezando en su propia iglesia de una sola persona. El templo está vacío: es usted el único fiel, el Dios ante el que se arrodilla y el sacerdote. No hay nadie más. El falso sacrificio que celebra es el de sí mismo, como si pudiera redimirse o absolverse.” Pag. 320.

Ahora juntemos todo lo dicho anteriormente, pongamos unos toques de gnosticismo, un poco más de imaginación y lo articulemos todo en relación a acontecimientos futbolísticos como las eurocopas donde nuestra selección no ha hecho el ridículo, que aunque puedan parecer muchas se resumen en tres, sin contar la última claro está. Lo reconozco parece una locura pero la novela navega, transita entre esa Escila y Caribdis con mucho más garbo del que pudiera imaginar, el vaporcito se mueve entre el oleaje y el viento de bolina no le estorba, todo lo contrario, empuja la obra muerta hacia el pantalán del puerto.
Sumar la mítica del fútbol a la literatura no es frecuente, otros deportes lo han hecho con mayor profusión pero el fútbol no o al menos no tanto. El autor es claramente de un equipo capitalino y debería hacérselo mirar, pues existe igual o mayor carga de mítica en otros estadios de la ciudad y no digamos ya en el resto del país.
No tengo mucho que decir más, salvo recomendar semejante obra de arte, pues el derroche de imaginación, creatividad y talento no puede ser considerado cosa menor. Felicito al autor por semejante obra aunque discutiría con él durante horas muchas cosas que aparecen entre las páginas del libro. Tengan paciencia con él, es como un buen vino, hay que entenderlo para disfrutarlo.
Concluyó con una de las delicias que el autor deja caer al desgaire:
“El alma es como el casco de un buque: la quilla es el deseo.” Pag.347.

 

Descargar



ricky19

Introduce tu email

Ifntroduce tu email:

Delivered by FeedBurner

Categorías
Unete a Nuestra Google+ Page de Libros !!
Facebook