LAMENTACIONES DE UN PREPUCIO

¡¡Descubre totalmente GRATIS los nuevos libros del año, y los bestsellers del 2018!!
Introduce tu email


  • Autor: SHALOM AUSLANDER
  • Editorial: BLACKIE BOOKS, 2012
  • Fecha de salida: 2012
  • Descargado: 9071

Vale, Dios no afirma nada cuando Le charlan, tema desde el como se han escrito pliegos inacabables, mas no de ahí que es menos vengativo y atroz. Lógicamente, el mayor maquinador de la historia actua en silencio, y de El no hay forma de escapar, como bien sabe cualquier obseso de orientacion fatalista (alguien que h a entendido la situacion y no temeria lo peor si no esperara algo mejor).Estamos hablando de Shalom Auslander, educado en la ortodoxia judía, de la que se desvio primero a traves de la pornografia y el alimento no kosher, la mariguana, el robo y la masturbacion apremiante, yluego a traves de una vida que podriamos llamar laica. Y que viene a ser lo mismo, por el hecho de que el creador prosigue creyendo esto es, temiendo de modo estresante, insanable, miserable. De ahí que, ahora que su hijo esta por nacer, no sabe si hacerle recortar el prepucio según ordena la tradicion o bien aguardar algo peor que la muerte, una tortura pero lenta, dolorosa y, sobre todo, amena a los ojos de Dios.Dejando de lado la anecdota, este memoir (puesto que no hay aquí pero ficción que en la Sagrada Escritura, si bien tanto castigo parezca patraña) da cuenta de una rebelion ineludible y al tiempo inútil. Estas Lamentaciones meditan, puesto que, sobre la identidad. ¿Soberania y sujecion por igual? Absolutamente nadie responde.Los títulos hilarante si bien triste, subversivo y también inconformista mas piadoso, emocionante y sobre todo excelente se repiten prácticamente como una oración en los muchos encomios de la critica, al lado de las comparaciones con Philip Roth, que no son aborrecibles por el hecho de que Auslander aun sale ganando, Sedaris, Eggers y Woody Allen. Si no se rie con el sufrimiento del autor, le devolvemos el dinero. Mas, si solo se rie y no sufre y se maravilla y comienza a temer un castigo desmedido a su complicidad en la lectura de esta blasfemia, le aconsejamos que vuelva a adquirirla como se adquiere en ocasiones, inocentemente, el perdon. …  

Descargar

You may also like...